Archivo | crisis de pareja RSS feed for this section

¿Y si tenemos un hijo?

16 Jun

No aporto nada nuevo si digo que  más de una pareja, en plena crisis, decide tener hijos para “arreglar” su relación, para tener un vinculo más fuerte entre ellos, para que sea su pegamento, bien, pues si hay alguien en esta situación que piensa esto, desde aquí le digo, que, si esa es tú motivación, NO LO HAGAS (no suele salir bien)

Es verdad que tener hijos refuerza la relación entre los padres, pero relaciones que ya eran fuertes antes, por que si la relación ya está mal, es endeble e incluso está al borde de la disolución, tener un hijo puede empeorar todavía más esta situación.

Nuestros hijos son maravillosos, de eso no hay duda, pero agotan física y psicológicamente, tampoco hay duda de eso, por ese motivo en muchos casos, pueden minar la relación.  No es nada fácil estar atendiendo a un bebé todo el día, en ocasiones es algo que mina la moral de cualquiera, lo que supone que en estos casos la relación se vea afectada.

Es normal que la relación de pareja sufra con la llegada del bebé, hay que volver a replantearse la vida, reorganizarla, gestionar el tiempo para todo, es un cambio radical, pero eso no todas las parejas pueden soportarlo, si ya están “regular” antes de tener un hijo, después de tenerlo, están más dispuestos todavía a dejar que la relación se enfríe, ya tienen una excusa perfecta, están agotados, e incluso es un tema nuevo de discusión, ya hay más defectos que echar en cara, que si le mimas demasiado o que te toca cambiarle. Y por supuesto salen a la luz, como nueva arma, las ideas que cada uno tenemos sobre la educación. De hecho en los peores casos, el mismo niño se convierte en un medio para hacer daño o de chantaje, y son ellos los que al final pagan los platos rotos.

Los niños no se tienen, o no se deberían tener para arreglar nuestros problemas, de estos tenemos que salir solitos, nuestros hijos, al fin y al cabo son el resultado del amor entre la pareja, y cuando se tienen son un desafío más para ella, porque hay que estar muy compenetrados y muy unidos para que no llegue a desgastar la relación.

Porque las relaciones de pareja, como a los niños hay que atenderlas a diario, hay que trabajarlas también, hay que dedicarles su tiempo, aprovechar los pequeños momentos y saber que se tiene un compromiso más fuerte que el papel, y confiar en la otra persona a ciegas.

Solo el amor y el respeto tienen el poder de unir a las parejas, los niños son el resultado de ello.

Anuncios