Archivo | ocio RSS feed for this section

De la obesidad

27 Jul

Cada vez hay más bombardeo publicitario para que nos conservemos de maravilla, para que no pasen los años por nosotras, para que tengamos cuerpos esculturales, pero prácticamente todo este arsenal va dirigido a las mujeres, sin embargo, hace bien poco se publicó un estudio que desvela que más de la mitad de los niños españoles sufren sobrepeso.

Este es un problema en el que, desde casa, se deberían tomar medidas, por que a la larga puede ser peligroso para ellos. No estoy hablando que mantengan una dieta estricta, de hecho creo, que salvo casos clínicos, no solo es un problema la alimentación que tienen, que lo es, si no también la escasa actividad física que realizan.

Cada vez es más habitual encontrarse con niños en el parque con videoconsolas, móviles y aparatos varios y en vez de estar corriendo, jugando al fútbol o al pañuelo, se quedan apalancados en un banco con una bolsa de patatas al lado o una coca cola, y eso en el caso de que bajen al parque. Y de esto los padres somos directamente responsables.

Ojo, no tengo nada en contra de los videojuegos o de escuchar música, pero si de que se haga sin control, y no solo por el tipo de juego o de música, si no por el tiempo que se emplea en esta tarea.

También creo que puede estar relacionado con la dichosa conciliación, por que la reducción de jornada no es interminable, y justo se acaba en edades complicadas para los niños, con ocho o nueve años, muchos pasan las tardes solos, son ellos los que deciden en que van a emplear su tiempo, y, claro, muchos se pasan las tardes tirados en el sofá y mejor si se acompaña con un refresco y unos ganchitos.

Tampoco tengo nada en contra ni de los sofás, ni de los refrescos, ni de los ganchitos, pero no creo que un niño deba abusar mucho de ninguno de los tres.

Otro factor que creo que es importante, es que dado, que los padres cada vez están más ausentes, tampoco tienen demasiado tiempo para cocinar en condiciones a diario, por lo que muchas veces se tira de comida preparada, fritos, o de comer fuera de casa, mucho más a menudo de lo recomendable.

Pero merece la pena un esfuerzo más y preparar comidas algo más sanas.

No creo que los niños deban estar a dieta, ni tampoco que no jueguen a videoconsolas, ni que no tomen refrescos, pero si que creo que son elementos que se han introducido en nuestras vidas mucho más habitualmente de lo deseable.

No hay nada mejor para combatir la obesidad, que comer bien, con lo que me refiero a comer con calidad, una dieta sana y de vez en cuando un bollo, un pastel, o un refresco y salir mucho, jugar mucho, hacer deporte, cualquiera vale. Además el deporte ayuda a que hagan nuevas relaciones, que conozcan a otros niños, así que a la par tiene más vida social.

Sé que estoy generalizando mucho, y que hay casos y casos y hay mil motivos, sé que hay padres que sí se preocupan y que ya sea por problemas médicos, nerviosos, de constitución, no tienen fácil esta tarea, pero también sé que en muchos casos falta esta preocupación.

Les cuidamos cuando estan enfermos, les curamos cuando tienen una herida, nos preocupamos por sus notas, por sus deberes, bien pues tampoco debemos  pasar si sufren obesidad, por que puede llegar a ser un problema.

Anuncios

El tiempo

5 Jul

Tener hijos cambia la vida, de repente hay una persona que depende de ti así que tu vida empieza a girar a su alrededor, dejas de poder hacer cosas que antes hacías, no puedes irte por ahí cada vez que te apetece, ni a la hora que te apetezca, de hecho hay cosas que dejas de echar de menos, que no necesitas.

Creo que en eso todos estaremos de acuerdo, sin embargo también creo que disponer de algo de tiempo para ti no está nada mal. No cambiamos de repente, no dejamos de ser hombres y mujeres, de tener amigos, de gustarnos una buena charla de adultos, de necesitar leer un libro, o un fin de semana a solas con tu pareja.

Está claro que varia mucho la disposición del tiempo libre, que tener hijos conlleva muchos sacrificios, y hay que estar dispuesto a hacerlos, pero no pueden impedir que sigamos desarrollándonos en los demás aspectos de nuestra vida, nosotros también seguimos creciendo y aprendiendo y no podemos quedarnos en casa encerrados todo el tiempo, o rodearnos siempre con las otras mamás del parque, que al final se convierten en amigas.

Siempre se puede sacar algo de tiempo, dejando a los niños una tarde con la pareja o con los abuelos.

Es difícil poder compaginarlo todo, pero vale la pena solo por sentir que todavía estas en el mundo, que no solo puedes hablar de bebés, de pañales o del cole.

Está bien sentir que no sólo eres madre, que también, si no que no has dejado de ser todo lo que eras antes, además lo ves todo desde un punto de vista diferente, no sé si más maduro, más relajado o más distante, pero diferente.

Porque ser madre es una experiencia maravillosa, es algo que te cambia la vida, y desde luego es la faceta más importante, a la que más tiempo, energías y esfuerzo dedicamos, o por lo menos debería ser así. Pero no es lo único que somos.

las piscinas

3 Jul

Hace poco se publicó una noticia sobre que unos familiares habían agredido a un socorrista por que la niña de cinco años se había tirado a la piscina sin protección. Y dentro de nada, por desgracia, saldrán más noticias de niños ahogados en piscinas, sobre todo privadas.

Y es que las piscinas aparte de divertidas y de ayudarnos a soltar nuestras energías y las de los pequeños, son peligrosas, no nos podemos fiar.

Yo lo que suelo hacer es meterme con ellos y si, en ese momento, no me apetece me siento en la orilla a vigilar, eso y llevarles a natación durante el invierno, para asegurarme, no tanto de que sepan nadar con una técnica impecable, si no de que se saben defender en el agua, de que saben flotar por lo menos.

A parte de las recomendaciones cotidianas sobre protección solar, cortes de digestión y no exponerlos a sol durante las horas de más calor, mi recomendación principal es la de no perder de vista a nuestros hijos cuando hay una piscina cerca, por muy pequeña que esta sea.

Ya ha llegado el verano, y con él llegan peligros extras, y está claro que no podemos atarlos para que no les pase nada, pero si que hay que educarles en los peligros, explicarles que les puede pasar y estar vigilantes.

Lo mismo pasa con las bicis, monopatines, patinetes y todos los vehículos sin motor. cada vez hay más coches y hay que estar al tanto de cada cruce por el que vamos a pasar.

No sé como lo hago, pero es llegar el verano y me salen ojos en la espalda, por que además los niños tienen un don especial para que, en los momentos en los que parece que nada les puede pasar, ellos se buscan las vueltas para desafiar todas las leyes físicas de este planeta desde la de la gravedad hasta la de la relatividad y hacerte dudar de su existencia.

Por que con ellos todas las precauciones son pocas, dejándoles siempre que investiguen el mundo, que se pongan a prueba a sí mismos, pero con el corazón en un puño.

De la tele

23 Jun

La televisión  de hoy se ha convertido en un aparato casi de primera necesidad, rara es la casa dónde no haya una o más, sin embargo no hacemos más que quejarnos de ella, de su contenido a ciertas horas, de los programas basura, del uso de temas y lenguaje inapropiado en horario protegido…

Cada vez se oye más que los críos saben quien es Belén Esteban, pero desconocen a personajes relevantes de la historia o de la vida actual.

No voy a ser yo la que defienda a estos programas, pero sinceramente supongo que alguna responsabilidad es de los padres, con no ponerlos hay suficiente, por que ya no es que emitan muchas otras cosas, es que además ¡tiene un botón para apagarla!

Cada vez hay más estudios sobre las horas que pasan los niños delante de la tele, sobre lo perjudicial que puede ser, cada vez hay más información de todo ¿Por qué no la usamos?

Además este problema no es que mejore mucho con los canales infantiles, dónde repiten hasta la saciedad las series de dibujos, pero no se molestan en hacer o emitir buenos programas infantiles, algo de cultura, música o concursos de calidad, desde luego es más fácil y barato repetir y tratar a los niños como idiotas, bueno a los niños y a los adultos.

Tampoco quiero renegar de la tele, es como todo, en su justa medida es un buen instrumento, pero hay que usarla con mesura, con responsabilidad, todos sabemos lo que hay, tampoco engañan a nadie que no quiera, pero si que hay que saber quién tiene el mando en este tema, yo elijo qué canal pongo, qué les dejo ver, por que tampoco valen todos los dibujos, la verdad, y elijo cuando se acaba. Hay mil cosas que pueden hacer.

A mi me gusta ver y conocer que ven mis hijos, si es adecuado, si lo pueden entender, de momento no queda otra por que no estoy por la labor de fiarme de los programadores, ni de aparcarlos ahí para que estén callados y quietos, la tele no es una niñera.

Así que desde aquí, mi consejo es que vean la tele, pero lo justo, y que sepamos siempre que están viendo, por que por desgracia, sea la hora que sea no te puedes fiar de ella.